Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo Buenos Aires, 24 de agosto de 1899 — Genebra, 14 de junho de 1986 foi um escritor, poeta, tradutor, crítico literário e ensaísta argentino.

1899-08-24 Buenos Aires, Argentina
1986-06-14 Genebra, Suíça
612878
11
77


Alguns Poemas

Cristo en la cruz

Cristo en la cruz. Los pies tocan la tierra.
Los tres maderos son de igual altura.
Cristo no está en el medio. Es el tercero.
La negra barba pende sobre el pecho.
El rostro no es el rostro de las láminas.
Es áspero y judío. No lo veo
y seguiré buscándolo hasta el día
último de mis pasos por la tierra.
El hombre quebrantado sufre y calla.
La corona de espinas lo lastima.
No lo alcanza la befa de la plebe
que ha visto su agonía tantas veces.
La suya o la de otro. Da lo mismo.
Cristo en la cruz. Desordenadamente
piensa en el reino que tal vez lo espera,
piensa en una mujer que no fue suya.
No le está dado ver la teología,
la indescifrable Trinidad, los gnósticos,
las catedrales, la navaja de Occam,
la púrpura, la mitra, la liturgia,
la conversión de Guthrum por la espada,
la Inquisición, la sangre de los mártires,
las atroces Cruzadas, Juana de Arco,
el Vaticano que bendice ejércitos.
Sabe que no es un dios y que es un hombre
que muere con el día. No le importa.
Le importa el duro hierro de los clavos.
No es un romano. No es un griego. Gime.
Nos ha dejado espléndidas metáforas
y una doctrina del perdón que puede
anular el pasado. (Esa sentencia
la escribió un irlandés en una cárcel.)
El alma busca el fin, apresurada.
Ha oscurecido un poco. Ya se ha muerto.
Anda una mosca por la carne quieta.
¿De qué puede servirme que aquel hombre
haya sufrido, si yo sufro ahora?



Jorge Luis Borges | "Poesia Completa", págs. 585 e 586 | Debolsillo, 3ª. edição, 2016

Las hojas del ciprés

Tengo un solo enemigo. Nunca sabré de qué manera pudo entrar en mi casa, la noche del 14 de abril de 1977. Fueron dos las puertas que abrió: la pesada puerta de calle y la de mi breve departamento. Prendió la luz y me despertó de una pesadilla que no recuerdo, pero en la que había un jardín. Sin alzar la voz me ordenó que me levantara y vistiera inmediatamente. Se había decidido mi muerte y el sitio destinado a la ejecución quedaba un poco lejos. Mudo de asombro, obedecí. Era menos alto que yo pero más robusto y el odio le había dado su fuerza. Al cabo de los años no había cambiado; sólo unas pocas hebras de plata en el pelo oscuro. Lo animaba una suerte de negra felicidad. Siempre me había detestado y ahora iba a matarme. El gato Beppo nos mirabas desde su eternidad, pero nada hizo para salvarme. Tampoco el tigre de cerámica azul que hay en mi dormitorio, ni los hechiceros y genios de los volúmenes de Las mil y una noches. Quise que algo me acompañara. Le pedí que me dejara llevar un libro. Elegir una Biblia hubiera sido demasiado evidente. De los doce tomos de Emerson mi mano sacó uno, al azar. Para no hacer ruido bajamos por la escalera. Conté cada peldaño. Noté que se cuidaba de tocarme, como si el contacto pudiera contaminarlo.

En la esquina de Charcas y Maipú, frente al conventillo, aguardaba un cupé. Con un ceremonioso ademán que significaba una orden hizo que yo subiera primero. El cochero ya sabía nuestro destino y fustigó al caballo. El viaje fue muy lento y, como es de suponer, silencioso. Temí (o esperé) que fuera interminable también. La noche era de luna serena y sin un soplo de aire. No había un alma en las calles. A cada lado del carruaje las casas bajas, que eran todas iguales, trazaban una guarda. Pensé: Ya estamos en el Sur. Alto en la sombra vi el reloj de una torre; en el gran disco luminoso no había guarismos ni agujas. No atravesamos, que yo sepa, una sola avenida. Yo no tenía miedo, ni siquiera miedo de tener miedo, ni siquiera miedo de tener miedo de tener miedo, a la infinita manera de los eleatas, pero cuando la portezuela se abrió y tuve que bajar, casi me caí. Subimos por unas gradas de piedra. Había canteros singularmente lisos y eran muchos los árboles. Me condujo al pie de un de ellos y me ordenó que me tendiera en el pasto, de espaldas, con los brazos en cruz. Desde esa posición divisé una loba romana y supe dónde estábamos. El árbol de mi muerte era un ciprés. Sin proponérmelo repetí la línea famosa: Quantum lenta solent inter viburna cupressi.

Recordé que lenta, en ese contexto, quiere decir flexible, pero nada tenían flexibles las hojas de mi árbol. Eran iguales, rígidas y lustrosas y de materia muerta. En cada una había un monograma. Sentí asco y alivio. Supe que un gran esfuerzo podía salvarme. Salvarme y acaso perderlo, ya que, habitado por el odio, no se había fijado en el reloj ni en las monstruosas ramas. Solté mi talismán y apreté el pasto con las dos manos. Vi por primera y última vez el fulgor del acero. Me desperté; mi mano izquierda tocaba la pared de mi cuarto.
Qué pesadilla rara, pensé, y no tardé en hundirme en el sueño.

Al día siguiente descubrí que en el anaquel había un hueco; faltaba el libro de Emerson, que se había quedado en el sueño. A los diez días me dijeron que mi enemigo había salido de su casa una noche y que no había regresado. Nunca regresará. Encerrado en mi pesadilla, seguirá descubriendo con horror, bajo la luna que no vi, la ciudad de relojes en blanco, de árboles falsos que no pueden crecer y nadie sabe qué otras cosas.



"Los conjurados" (1985)


Jorge Luis Borges | "Poesia Completa", págs. 615 e 616 | Debolsillo, 3ª. edição, 2016

El pasado

Todo era fácil, nos parece ahora,
En el plástico ayer irrevocable:
Sócrates que apurada la cicuta,
Discurre sobre el alma y su camino
Mientras la muerte azul le va subiendo
Desde los pies helados; la implacable
Espada que retumba en la balanza;
Roma, que impone el numeroso hexámetro
Al obstinado mármol de esa lengua
Que manejamos hoy despedazada;
Los piratas de Hengist que atraviesan
A remo el temerario Mar del Norte
Y con las fuertes manos y el coraje
Fundan un reino que será el Imperio;
El rey sajón que ofrece al rey noruego
Los siete pies de tierra y que ejecuta,
Antes que el sol decline, la promesa
En la batalla de hombres; los jinetes
Del desierto, que cubren el Oriente
Y amenazan las cúpulas de Rusia;
Un persa que refiere la primera
De las Mil y Una Noches y no sabe
Que inicia un libro que los largos siglos
De las generaciones ulteriores
No entregarán al silencioso olvido;
Snorri que salva en su perdida Thule,
A la luz de crepúsculos morosos
O en la noche propicia a la memoria,
Las letras y los dioses de Germania;
El joven Schopenhauer, que descubre
El plano general del universo;
Whitman, que en una redacción de Brooklin,
Entre el olor a tinta y a tabaco,
Toma y no dice a nadie la infinita
Resolución de ser todos los hombres
Y de escribir un libro que sea todos;
Arredondo, que mata a Idiarte Borda
En la mañana de Montevideo
Y se da a la justicia declarando
Que ha obrado solo y que no tiene cómplices;
El soldado que muere en Normandía,
El soldado que muere en Galilea.

Esas cosas pudieron no haber sido.
Casi no fueron. Las imaginamos
En un fatal ayer inevitable.
No hay otro tiempo que el ahora, este ápice
Del ya será y del fue, de aquel instante
En que la gota cae en la clepsidra.
El ilusorio ayer es un recinto
De figuras inmóviles de cera
O de reminiscencias literarias
Que el tiempo irá perdiendo en sus espejos.
Erico el Rojo, Carlos Doce, Breno
Y esa tarde inasible que fue tuya
Son en su eternidad, no en la memoria.


"El oro de los tigres", 1972.


Jorge Luis Borges | "Poesia Completa", págs. 341 e 342 | Debolsillo, 3ª. edição, 2016
- - -
Infinity according to Jorge Luis Borges - Ilan Stavans
J. L. Borges on English
Writing the Impossible | Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, ¿por qué se enamora un hombre de una mujer?
The Remarkable Tales of Jorge Luis Borges - Unveiling the Genius After A Head Injury
Todo Borges acerca de Kafka
Jorge Luis Borges, o maior leitor do século XX
Borges: Gran Entrevista. 45 minutos Buen audio y dicción, lo dejan hablar sin interrumpirlo.
PGM 564 Texto de Jorge Luís Borges - 01/05/2012
JORGE LUIS BORGES
Nirvana: la pasión de Borges por el budismo (Siete Noches IV)
Iniciación al universo de Borges: qué leer primero
Jorge Luis Borges - Collected Fictions BOOK REVIEW
Entrevista de Jorge Luis Borges
Borges traductor: traidor e impostor
Firing Line with William F. Buckley Jr.: Borges: South America's Titan
Entrevista a Jorge Luis Borges.
El Universo de Jorge Luis Borges | Trayectoria, Poesía, Cuentos y Vida
La Divina Comedia: conferencia de Jorge Luis Borges (Siete Noches I)
CONVERSA & RESENHA: Ficções, de Jorge Luis Borges por Gabriela Pedrão
Borges por Borges: así pensaba y hablaba el mayor autor argentino
Borges y Las Mil y Una Noches: introducción y conferencia del ciclo Siete Noches
Jorge Luis Borges: This Craft of Verse Lectures
VLOG de leitura TLT #2: Ficções, de Jorge Luis Borges 🇦🇷 | Tatiana Feltrin
"El Libro de Arena" ~ Jorge Luis Borges 📖⌛
ANTONIO CARRIZO CON JORGE LUIS BORGES - AÑO 1984
#218 A Outra Morte - Jorge Luis Borges - Conto um Conto
BORGES: Sobre Cervantes y El Quijote. Entrevistado por la TV española: Joaquín Soler Serrano.
Resenha: O Aleph, de Jorge Luis Borges
#143 Jorge Luis Borges - Os Teólogos - Conto um Conto
Leituras de Jorge Luis Borges + Biografia | Tatiana Feltrin
Clássicos da América Latina – Parte I: Ficções, de Jorge Luis Borges, com Julio Pimentel Pinto
GENIOS | JORGE LUIS BORGES
Jorge Luis Borges on Language and Reality
JORGE LUIS BORGES (Entrevista) #shorts
What is a book? Jorge Luis Borges in English [LECTURE]
Jorge Luis Borges
Funes el memorioso, de Jorge Luis Borges - Audiolibro
Literatura Fundamental 10 - Ficções, de Jorge Luis Borges com Ana Cecília Arias Olmos
Jorge Luis Borges - The Mirror Man
El inmortal - Jorge Luis Borges - Audiolibro Voz humana
O ALEPH de Jorge Luis Borges.
Mudei O Deserto | Poema de Jorge Luis Borges com narração de Mundo Dos Poemas
A Biblioteca de Babel (Jorge Luis Borges) | Formiga na Tela 256 - Formiga Elétrica
El Aleph - Jorge Luis Borges - Audiolibro (voz humana)
Los favoritos de Borges
La Pesadilla: conferencia de Jorge Luis Borges (Siete Noches II)
Ricardo Piglia analiza vida y obra de Jorge Luis Borges
Los amores de Borges
The Legacy of Jorge Luis Borges (2007)
mikuus
increible :)
12/setembro/2023
wil
*populosa
16/junho/2021
Wilson
Una edición anterior decía: la vasta vaga popolosa muerte. ---No es quizás muy buen español pero es 120% mejor que la corrección.
16/junho/2021
Francis
Hermoso poema, me imaginaba contemplando esta plaza.
15/maio/2021
Juan
Es para vos CHUPALA, es lógico que un invecil como vos no entienda nada. Pero te digo: porque no me mam... esta, BOKITA GRANDE ??
31/janeiro/2021
mikuus
imvecil va con b larga . señor :)
12/setembro/2023
chupala
no entendí una verga del poema este. aguante bokita el mas grande
15/setembro/2020
Miguel
Este poema se llama 1964.
28/maio/2019
Duarte
Le, usted sabe el resto del texto? Gracias!
24/março/2019
Le
no esta completa y se publico en prosa
30/novembro/2018

Quem Gosta

Seguidores